Es todo un placer ver como se nos da valor más allá de las fronteras de la tierruca…

Nuestra pequeña feria nos sirvió para conocer un montón de gente maravillosa que pelea día a día por conservar las variedades antiguas, una de ellas Carlos, que conquisto nuestro paladar con su dorado de tundle y su fantástico tomate zaragozano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *